miércoles, 2 de agosto de 2017

YO Y MI RELACIÓN VIRTUAL

   Hola, soy sumisa y tengo una relación virtual. Hace una década que vivo con mi Amo. Compartimos nuestra rutina diaria, tenemos una relación de metaconsenso basada en la comunicación, la honestidad, el respeto... como todas las relaciones que funcionan. En nuestro día a día, con respeto a la familia y el trabajo, estoy disponible para él en lo que quiera. No importa la hora que sea, no importa lo que quiera, porque en nuestra confianza se que no pedirá nada más allá de lo que nos une. Es una relación virtual maravillosa, que nos satisface a ambos.

   Sin embargo hay quien dice que lo que tenemos no es una relación virtual; dicen que es una relación 24/7... ¡Qué sabrán ellos de lo que tenemos! Por supuesto que es virtual. Cuando cada uno está en su trabajo nos enviamos whatsapp. También nos escribimos cuando cada uno sale con sus amigos. Más aún, cuando encuentro alguna noticia interesante o algo en la red que quiero mostrarle se lo envío por email si no estamos en casa.

   Aún así muchos dicen que no es una relación virtual porque vivimos juntos y yo le sirvo cuando se le antoja. ¿Qué culpa tengo yo de que nos conociéramos en la misma ciudad? Ya me gustaría que hubiera distancia pero las circunstancias se dieron así. Sería genial poder llamarle cada vez que estoy mal en lugar de llorar abrazada a él. O contarle las buenas noticias en lugar de reír juntos tirados en un parque. O recurrir a tutoriales de autobondage en lugar de sentir sus manos manejando las cuerdas... Pero es lo que hay, vivimos juntos. Estas son las circunstancias de nuestra relación virtual.

   Insisten en que eso es un 24/7, no una relación virtual pero yo les digo: ¡pasamos 15 días de vacaciones separados! 15 maravillosos días en los que solo podemos comunicarnos por teléfono y cam. Eso compensa el tiempo que compartimos juntos. ¡Pero nada!, la gente obcecada en que sigue siendo 24/7 aunque nos separemos unos días.

   Me gustan todo tipo de relaciones; estoy muy contenta con mi relación virtual y no creo que sea mejor que ninguna otra. Cada persona lo vive como quiere, sabe, puede o le dejan. No es una cuestión de niveles sino de encontrar el tipo de relación que encaja en tus circunstancias. Yo he encajado en mi relación virtual. Pero la gente intolerante se empeña en decir que lo que vivimos es otra cosa. Si es que... ¡qué manía de cambiar el nombre a todo para que encaje en nuestras circunstancias particulares!

PS: quién tenga oídos que oiga (o quién tenga ojos que lea, en este caso ;) ) Quién no lo haya entendido... bueno, no servirá de mucho que lo explique.

No hay comentarios:

Publicar un comentario